Popular Post

Posted by : Leon Delgado jueves, 12 de diciembre de 2013


La historia de Arcadia esta dividida en siete periodos históricos llamados eras. Ya vimos en un articulo pasado la historia de la era mas misteriosa y antigua conocida: la era del cielo (ver el post de Diciembre 9 del 2012), hoy veremos otra de las Eras mas antiguas, la Era de la belleza.

Cuando los Dioses terminaron de forjar a Arcadia y sus lunas como deseaban fue cuando decidieron que necesitarían de sirvientes y adoradores quienes vieran y contemplaran la gloria de su creación, así fue que por segunda vez se reunieron todos los dioses, y Ra pidió a  Seraphic, la diosa de la vida, que creara un ser inteligente y digno de los dioses. Seraphic acepto este encargo con gusto, fue entones que Ashura le pidió a su padre y a Seraphic que le permitieran participar en el proceso de la creación de la nueva raza, y esta no tuvo inconveniente en ello. Ashura concibió un ser a su imagen, esbelto y con alas, que fue tallado en un diamanta puro, así dio la figura a su hermana para que esta la sumergiera en la llama eterna, la llama de la vida.

Así nació Adarion el primer Elfo Avariel, el cual luego fue presentado a su padre y hermanos. A los dioses les gustó esta creación y pronto los Avariel prosperaron por Arcadia y, bajo la tutela de los Dioses, se convirtieron en la raza dominante del planeta y forjaron el reino de los Cielos.

Por su parte, los dioses formaron el consejo de los Siete, el cual era formado por tres dioses mayores de la luz (Ashura, Seraphic y  Kalith), tres dioses mayores de la oscuridad (Shiva, Shinma y Veles) y un dios mayor neutral (Inasha). En este consejo participaban todos los demás dioses, incluso los menores, pero la palabra final siempre recaía en los Siete. El consejo era la suprema autoridad de Arcadia y el emperador Celestial Avariel siempre acataba sus órdenes al pie de la letra, la vida y la muerte de todos dependía de la voluntad de los Siete.  Al final de la era de la belleza el consejo de los Siete se amplió  al consejo de los Nueve con la integración de las nuevas y poderosas deidades Arkan y Faira.

Pronto, con el paso de los siglos y los milenios surgirían en Arcadia las demás razas Elficas, siendo siempre los Avariel quienes lideraban a los habitantes del Imperio celestial y servían de enlace con los Dioses, los Altos elfos se convirtieron en los más abundantes de todas las variantes élficas y fueron seguidos por los elfos grises quienes aparecieron luego a finales de la era de la belleza.

Pero esto no era suficiente, los dioses decidieron que hacia falta una mano de obra fuerte y capaz, que pudiera desenterrar los tesoros que estaban ocultos bajo las montañas y que pudieran trabajar el metal para darle una forma exquisita para forjar obsequios para los Dioses, fue así que Dagda, el dios del fuego, pidió a Ra para buscar en la llama eterna una nueva criatura, con su bendición Dagda forjó a la raza más dura y resistente de Arcadia: los enanos.

Pero si los dioses de la luz eligieron a los elfos para ser sus adoradores y administradores y los enanos producían hermosas artesanías y trabajaban constantemente bajo las montañas para encontrar los metales, los dioses del caos deseaban aún una mano de obra más abundante, servil y bélica. Fue así que Seti en persona pidió a Seraphic que permitiera a su hija Nut que buscara en la llama eterna una criatura digna deservir a los dioses, fue así que con el permiso divino Nut buscó en la fuente de la Idea un ser digno del caos y que sirviera a los dioses, y fue así que nació el Hombre.

Los humanos eran perfectos para los intereses de los Dioses, se multiplicaban más rápido que los elfos, y eran menos listos que la raza Elfica, lo que los convirtió en una raza de carga y trabajo muy manejable. Sin embargo los humanos eran muy belicosos y violentos, esto molestó a Ra y a los demás Dioses de la luz. Para calmar a unos y a otros fue que Kalith, la Diosa de la Tierra, puso en marcha un ambicioso plan. Entrenó a los Clérigos Elficos del Clan Neidar de la época para que llevaran justicia y paz a los territorios de los mortales; Kalith supervisó ella misma el proyecto.

Así surgieron los primeros Paladines, más tarde Kalith elegiría clérigos humanos para que con su permiso fueran entrenados por los Neidars y forjaran a las primeras órdenes de Paladines humanos. Así estos aprendieron el código de Caballería que impuso Briz el Sabio,  y poco después estos se enfrentaron al mal en todas sus formas, ya fuera la injusticia o algún ser malvado ellos iban a su lucha y vencían, lo que volvió a traer paz y tranquilidad a Arcadia.

Con el paso de las décadas y los siglos, el clan Elfico de los Neidars  fue recompensado por los Dioses con la Bendición de Ashura y fueron reconocidos como un Clan o raza Elfica independientes, así surgieron los Elfos Grises, quienes juraron proteger al imperio celestial y a Arcadia para siempre, y luchar hasta sus ultimas fuerzas por la raza Elfica.




Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © D20 Leyendas de Arcadia - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -